Copyright 2017 - www.calidaria.com

Foto_Kasada___A_Lareira.jpg

Cromo Kasado - A lareira en Galicia

La comida ha sido durante muchos años el centro de la vida familiar, todo el esfuerzo común buscaba asegurar un aprovisionamiento completo de comido que permitiera dar respuesta a las necesidades familiares. Por tanto la preocupación por este elemento vital ha estado siempre muy presente en el imaginario popular, dando lugar a consejos, leyendas y dogmas que han sido férreamente seguidos por nuestros antepasados cercanos, pero que sin embargo enraízan seguramente en la noche de los tiempos, y se afianzan en el empirismo, el misticismo y el boca a baca, convirtiéndose ya en dogmas que, sin conocer su causa, nadie intenta poner en duda, ni se arriesga a contravenir.

Existen multitud de estos dogmas sobre conservación, cocinado y mantenimiento de alimentos, esparcidos por toda la geografía española, aunque en esta serie de artículos predominarán aquellos de Galicia, primero por mi zona de referencia y en la que desarrollo la mayor parte de mi actividad profesional, y segundo, porque si hay una tierra donde los mitos y leyendas tienen mayor arraigo, esa es sin duda Galicia, tierra donde las meigas, los trasnos y otras criaturas son las culpables de todos los males de las casas, y que mayor mal puede haber que perder o estropear el sustento de toda la familia …

 

Almeja gallega, la mejor del mercado

Nadie duda de la inmejorable calidad del marisco gallego, mejillones, almejas, berberechos y demás manjares de nuestras rías inundan de sabor, frescura y calidad las despensas de los mejores restaurantes de Europa e incluso del Mundo. Un éxito rotundo, que además de admiración y reconocimientos, está cosechando envidias y zancadillas por parte de otros países productores, que no ven con buenos ojos que, la pequeña y apartada Galicia, conquiste el mercado con el fruto de su esfuerzo e inmejorables condiciones naturales que sus rías ofrecen.

A países como Italia o Francia ya no le basta con sacar a pasear su maquinaria mediática, rancia y amarilla, para atacar a nuestro producto, cuando los duros episodios de marea roja cierran nuestros bancos marisqueros, sembrando dudas sobre nuestro sistema de control y asustando de forma infundada a un consumidor, que ante la ausencia total de conocimientos, no tiene más remedio que creer a una prensa, cuyo único objetivo es hacer hueco a su producción patria, que sin esas artimañas difícilmente podría hacerle sombra al reconocido marisco gallego. Viendo sin embargo lo poco fructífera que resulta su estrategia, en los últimos tiempos cambian su táctica e inundad los sistemas de control alimentario europeo de alertas sanitaria sobre nuestras exportaciones, primero fueron alertas sesgadas y en ocasiones poco serias sobre excesiva contaminación bacteriana de moluscos bivalvos vivos, contaminación que dicho sea de paso... bien podía deberse a deficiencias térmicas en el transporte o almacenamiento a la llegada al país de destino de la mercancía... viendo la poca consistencia de las mismas, ahora se lanzan a la búsqueda de patógenos que se encuentran fuera de los programas de control como es el caso de NOROVIRUS. Un antiguo compañero de viaje al que nuestros competidores intentan sacar punta y partido, con el fin de desacreditar y menospreciar a nuestros producto, despertando el miedo en un consumidor al que las patologías y los nombres raros no le despiertan simpatía ni tranquilidad.

Espero que este articulo sirva para arrojar algo de luz sobre este riesgo alimentario y a la vez desmontar el teatro que, incluso con ayuda de la prensa Gallega, que estas últimas semanas ha actuado de correveydile de aquellos que quieren atacar a sus vecinos ... esparciendo un poco más de miedo desde artículos poco serios y con escaso fundamento, que no han conseguido otra cosa que hacerle el juego a quienes tenían que haberle puesto las cosas claras y defender lo nuestro desde la honestidad, el respeto y sobre todo el conocimiento técnico ... algo que yo, intentaré en la medida de mis conocimientos... y aunque parezca partidario... no puedo menos que empezar diciendo que tenemos EL MEJOR MARISCO DEL MUNDO!!! si no lo defendemos nosotros... mal asunto.

 

FoodAllergies.jpg

Cuando esta a punto de cumplirse un año de la entrada en vigor del Reglamento Europeo 1169/2011, la mal llamada, ley o normativa de alérgenos cuando debiera llamarse normativa de información al consumidor sobre productos alimenticios, creemos que ya tenemos un espacio muestral suficiente como para poder valorar la aplicación de la norma, y , desgraciadamente, debemos indicar que el cumplimiento no ha sido homogéneo, ni todo lo bueno que cabría esperar de una normativa tan importante.

Las prisas, el desinterés, la mala información, los comerciales agresivos, entre otras, pueden haber sido la causa del problema, que pocos visos tiene de solución a corte medio plazo, los errores son a veces tan flagrantes, que más han venido a complicar que a solucionar un problema a los alérgicos... algo que para nada perseguía la normativa en cuestión. En este artículo repasaremos los 10 errores más comunes y graves, cometidos por bares y restaurantes a la hora de dar cumplimiento a la normativa citada. En algunos de los puntos utilizaremos el humor, más bien la ironía propia de la resignación,  para tratar un tema más seria de lo que muchos se creen... todo desde el mayor respeto y comprensión hacia las personas que tiene la mala suerte de padecer trastornos de alergias o intolerancias alimentarias, que a lo postre son los sufridores de estos, muchas veces inexplicables, errores...

 

Remolques de caballos.jpg

Como formadores de Bienestar Animal en el Transporte, y a pesar de no ser un tema con implicación directa en el mismo, si notamos grandes dudas e inseguridades en nuestros alumnos, debido a no tener claro conceptos de cargas, permisos necesarios, MMA ... y lo peor de todo es que dependiendo de donde pregunte... la respuesta varia enormemente. Esto nos ha llevado a realizar un pequeño trabajo de información, que tampoco nos ha sido fácil ni las respuestas han sido todo lo categóricas y seguras que esperaríamos, en el que hemos hecho diferentes preguntas a amigos, amigos de amigos, amigos de amigos de amigos... personas todas ellas relacionadas con la formación vial o con los cuerpos de seguridad del estado (Trafico, Seprona, Guardia Civil, etc).

El resultado, a pesar de no ser un trabajo sencillo, ha sido satisfactorio, al final hemos conseguido poner de acuerdo a la mayoría de los entrevistados, que a pesar de pequeñas matizaciones coincidían en los conceptos básicos, que son a la postre los que nos interesan. En este articulo podréis ver las respuestas a las preguntas planteadas y algunos matices en las contestaciones que nos hemos permitido incluir para mejorar el contenido final.

Espero que sirva para que todos podáis llevar a vuestro amigo un poco más tranquilos!!!

 

barrestaurante.jpg

Durante los últimos meses la palabra alérgenos ha sido la gran pesadilla de muchos hosteleros; la falta de información, la agresividad de los comerciales y desinformaciones malintencionadas , no han ayudado a la aplicación del principio normativo del Reglamento Europea 1169/2011 y con bastante posterioridad del Real Decreto 126/2015. Una norma que debiera ser un primer paso en el largo camino de la hostelería hacia en reencuentro con el cliente alérgico.... se ha quedado en un cumplimiento, más o menos acertado, de la misma... o en muchos casos un incumplimiento total ante la inseguridad proporcionada por los diferentes actores.

Ha sido sin duda una oportunidad perdida para los alérgicos y, sobre todo, para los restauradores.  Provocando entre ambos un mayor recelo y desconfianza mutua, de los primeros, los alérgicos, porque ven que este esfuerzo normativo que parecía un rayo de sol, no ha servido para encauzar la solución de su problema, y de los segundos, los hosteleros, porque han visto en estas personas un incordio para desarrollar su actividad habitual .... desgraciadamente han visto un problema donde realmente había una oportunidad...

En este artículo intentaremos mostrar, sobre todo al mundo de la hostelería, la importancia que tiene tener en cuenta este creciente sector de la población, remarcando sus ventajas y en algunos casos aclarando aquellos inconvenientes que la falta de conocimiento hace insalvables. Esperemos con ellos ayudar a reconciliar dos elementos que nunca debieron pelearse, los alérgicos e intolerantes tienen  derecho a disfrutar de los grandes profesionales de la hostelería y restauración con los que cuenta nuestro país, y estos deben demostrar su valía en estos pequeños e interesantes retos que la profesión les plantea.